Lugar acogedor, seguro, natural y una dinámica ordenada en el tiempo y el espacio

 

para dar seguridad y confianza para expresarse en el juego libre

 

Ambiente, materiales de origen natural, colores, sonidos, formas y texturas

 

actividades manuales, juegos y contacto con la naturaleza estimulan adecuadamente a los niños

 

Cuidado de los ritmos orgánicos

 

con una alternanza de actividades expansivas y otras que favorecen la calma

 

Grupo de juego Krisol Waldorf

El Grupo de Juego de Krisol es un espacio formado por niños de entre los 3 y los 6 años. En esta etapa vital, los objetivos de la pedagogía Waldorf se centran en desarrollar los sentidos de los niños a través de la imitación y hacer que experimenten la vida en comunidad marcada por el ritmo, en un ambiente de respeto por los demás y por el mundo que les rodea.

Actualmente el espacio de juego de Krisol está conformado por dos grupos, Arç y Roure, de aproximadamente unos veinte niños cada uno y sin separación por edades, favoreciendo así la convivencia y la ayuda mutua entre los niños y niñas. El maestro o la maestra, acompañada por una auxiliar y una voluntaria, se brinda para ofrecer a los niños un lugar acogedor, seguro, natural y una dinámica ordenada en el tiempo y el espacio, lo que les da seguridad y confianza para expresarse en el juego libre.

En esta primera etapa, desde los 0 a los 7 años, los niños se encuentran en la tarea fundamental de construir su casa, su propio cuerpo; están configurando sus órganos internos y también desarrollando los sentidos que están vinculados a este desarrollo físico: sentido del tacto, el sentido vital, el sentido del movimiento propio y el sentido del equilibrio.

Desde esta perspectiva, resulta fundamental preservar la esencia de cada niño, sin interferencias de aprendizajes que no corresponden a su nivel madurativo, y que permitirán un desarrollo integral y armónico en cada individuo.

Para favorecer que estos sentidos se puedan desarrollar sanamente, el entorno de una escuela Waldorf cuida mucho el ambiente, los materiales (todos de origen natural) colores, sonidos, formas y texturas. Además se realizan actividades manuales, juegos, contacto con la naturaleza, que permiten estimular adecuadamente estos sentidos.

Los niños pequeños aprenden básicamente por imitación; se identifican con el ambiente que los rodea y ponen toda su voluntad en imitar a los adultos que tienen a su alcance. Por eso en la pedagogía Waldorf se le proporciona al niño un ambiente en el que el adulto está siempre haciendo actividades dignas de ser imitadas y con sentido, como, por ejemplo, cuidando el jardín o el huerto, haciendo tareas domésticas tales como barrer, coser, hacer pan, etc.

La actividad principal de los niños es jugar, en la pedagogía Waldorf se cultiva el juego como un elemento fundamental del aprendizaje. Jugar significa estar en un proceso creativo. Cuando juegan los niños están continuamente creando y recreando escenas de la vida cotidiana y las integran en su desarrollo.

Todos estos elementos constituyen una manera de cuidar y fortalecer tanto la salud física y emocional de los niños, como de permitir un mejor acercamiento al aprendizaje y desarrollo posterior del pensamiento en las aulas de primaria.

HORARIO

El grupo de juego abre las puertas para recibir a los niños en un horario flexible de 9 a 9.30h de la mañana. Al llegar, los niños dejan una fruta en la cesta de la entrada, que compartirán a media mañana con el resto de compañeros. A continuación, en el recibidor se cambian el calzado que llevan de la calle y entran en el espacio de juego con sus zapatillas, donde son recibidos cálidamente por las maestras. La recogida de los niños se hace también de manera flexible, desde las 12.30h hasta las 13.15h.

RITMO

El ritmo y la repetición dan seguridad y confianza a los niños para desarrollar todo su potencial. El hecho de que se repitan día a día los corros, los cuentos, las canciones; semana a semana, las actividades artísticas; y, anualmente, la celebración de los ritos, como las fiestas y los cambios de estaciones proporcionan al niño una estructura dentro de la cual puede crecer con confianza.

Diariamente se contempla el juego libre con materiales sencillos y naturales, como actividad principal, y también se llevan a cabo actividades grupales como el dibujo con acuarelas, la elaboración del pan o la euritmia, que se desarrollan en el aula y se repiten de manera semanal.

Durante el desayuno se comparte la fruta que los niños han traído de casa y el pan que han elaborado, y luego salen a jugar en el jardín, incluso los días de lluvia, donde los niños disfrutan en el arenero, con los carretillas, la higuera, las gallinas, el huerto…

Antes de partir, los niños escuchan un cuento nuevamente dentro del aula, alternando así actividades más expansivas con otros que favorecen la calma. Los cuentos narrados por las maestras, a menudo representados con un teatrillo de mesa y el sonido de la lira, acompañan a las estaciones y las festividades anuales.

CLAUSTRO

Carolina Torrecilla – Maestra Roure

Ester Serracarabasa – Maestra auxiliar Roure

Marina Robert – Maestra Arç

Clara Serrat – Maestra auxiliar Arç

María Romo – Euritmista

SERVICIOS

Idealmente en esta etapa el horario adecuado para los niños es hasta las 13.15 h, sin embargo el espacio de juego cuenta con servicio de acompañamiento a la hora de comer para aquellas familias que lo necesiten. Se trata de un espacio autogestionado por las propias familias en horario de 13.15 a 14 h, y un servicio de Buenas tardes hasta las 16 h.