Presentación de Krisol

Krisol nació con un grupo de familias que en 2004 decidieron unirse como asociación bajo un objetivo común: crear un espacio donde se respete el proceso natural de desarrollo de los niños y niñas de manera que puedan construir bases sólidas en la  relación con ellos mismos y con el mundo.

La asociación tuvo su inicio en una escuela de tenis de Premià de Dalt, que cedía un espacio a las cuatro familias que en ese momento emprendieron el proyecto. Posteriormente se remodeló una granja en una masía de Premià de Dalt, donde estuvimos por un periodo de diez años como grupo de juego.

Desde el verano de 2016 nos encontramos en una finca (Can Ballet-Villa Matilde) también en Premià de Dalt, a unos 20 km de Barcelona. Se trata de un espacio de más de 10.000 m2 y un gran edificio neoclásico de tres pisos y 700 m2. Situada en un entorno rural, su ubicación es todo un privilegio.

En el exterior se sitúan los amplios jardines, un prado que estamos recuperando y un huerto en perspectiva, donde podemos ver a los niños jugar en el arenero, ayudar a las maestras en el cuidado de las plantas, columpiarse bajo la sombra de la generosa higuera y haciendo de las estructuras cualquier elemento que su creatividad imagine.

Cuando nos toca ir a las aulas, pasamos primero por el recibidor donde dejamos las chaquetas y nos cambiamos los zapatos por las zapatillas de estar por casa. Después ya podemos entrar en las aulas, donde cada detalle está cuidadosamente preparado para ayudar al desarrollo saludable de los niños, desde la pintura de las paredes, la iluminación, los muebles y los juguetes.

Desde sus inicios, la proyección de este crecimiento que se vive es consolidar una escuela Waldorf en el Maresme y trabajamos cada día para que así sea.

Cuantas más familias se unen a nosotros, más creamos juntos una comunidad de seres humanos comprometidos con la educación y la transformación social.

Deviene entonces un proyecto con los niños y niñas como centro donde los adultos, familias y maestros, crecemos cada día.

Anhelamos un Krisol que se convierta en un organismo arraigado en el suelo fértil y fecundo, proyectado en el cielo inspirado por el ideal y abierto desde el corazón a los seres para compartir, amar y educar. De esta manera proyectamos el inicio de una primaria que pueda dar continuidad a la tarea educativa que, desde 2004, realizamos con los niños durante la etapa de 3 a 6 años.

Más información sobre nuestra asociación.

Asociación KRISOL, Un espai per als infants,
Villa Matilde, Riera de Sant Pere, 60 08338 Premià de Dalt / Barcelona